Queremos enseñarles los errores más comunes que cometen los dueños de restaurantes en sus negocios, y que les está costando dinero, libertad y toda la felicidad que debería producir.

Tener un negocio gastronómico no es fácil, pero tampoco debería drenar la felicidad de nuestras vidas, por eso espero que este tema sea de ayuda para ustedes amigos emprendedores.

errores de restaurantes

Crear un puesto de trabajo en vez de un negocio

El más común, es crear un puesto de trabajo en lugar de construir un negocio, son auto empleados, esto a veces ocurre por falta de planificación desde el principio del proyecto, es decir tal vez, el restaurante no se hizo lo suficientemente grande o no había el espacio suficiente. Simplemente no se planificó lo necesario de tal manera que el dueño pudiera tener el capital que le permita contratar al personal necesario para dedicarse a hacer lo que le gusta en su negocio, así pues, no sería solo un empleado, sino un dueño del restaurante.

Otras veces, es la manera como los dueños de restaurantes ejecutan sus procesos diarios, pasan demasiado tiempo haciendo cosas que realmente no son tan importantes en sus negocios.  El verdadero dueño de un negocio gastronómico tiene un sistema de operación que no depende de él, porque los sistemas bien organizados son replicables y pueden ser operados por cualquiera, no solamente por alguien que tenga una gran experiencia en este negocio en particular, por eso cuando van a vender un restaurante tienen muy limitado el número de compradores, porque solo los operadores de restaurantes pueden operar un restaurante. Pero cuando vas a vender un negocio gastronómico lo puedes vender a un médico, un abogado o a cualquier persona, y esto es porque es un negocio establecido y organizado de tal manera que esté superación.

Trabajar en nuestra pasión

El segundo gran error es que los dueños de restaurantes cometen, es trabajar en todo, excepto en utilizar pasión, pregúntate a ti mismo, ¿por qué te metiste en un negocio gastronómico? para empezar tu respuesta probablemente no sea que querías hacer la contabilidad, marketing, lidiar con estos proveedores, y todas esas cosas tal vez muy seguramente tu respuesta sea más como… yo entré en este negocio porque mi pasión es la comida o el vino o el contacto con los clientes, ¿pero estás haciendo lo que realmente te apasiona o estás haciendo las cosas que te quitan el tiempo y la diversión?  tienes que trabajar más en lo que realmente eres bueno y te gusta, y no tanto en lo que no sabes hacer bien.

Delegar el negocio

Otro gran error que notamos mucho en los dueños de restaurantes es que ellos creen que están delegando, pero realmente no lo están haciendo. Permíteme explicar esto, delegar no es deshacerse de las responsabilidades de ser el dueño, muchas veces hemos visto que los dueños de restaurantes se desentienden de las más importantes tareas del negocio y las dejan en manos de un administrador, pero tres meses después cuando esta parte del negocio no se está haciendo bien, se dan cuenta de que el administrador es un idiota. Tienes que estar revisando y verificando que se está haciendo bien, suele suceder que los dueños de restaurantes encarguen una tarea y ésta no se hace de manera adecuada en un tiempo determinado, entonces terminan haciéndola ellos mismos y el resultado es el desperdicio del doble de tiempo y de recursos. Debes de dejar que los procesos se cumplan y confiar en tu equipo de trabajo, después de todo, para eso lo creas y lo capacitaste. Que no hagas una tarea no significa que no tengas que verificar ese trabajo.

Fidelización de clientes ya existentes

Los gerentes de los restaurantes se enfocan demasiado en atraer nuevos clientes en lugar de enamorar a los que ya tienen, el marketing es crucialmente importante, al igual que lo es ofrecer nuevos servicios digitales a nuestros clientes, pero los emprendedores no tenemos recursos y tiempo ilimitado como las grandes cadenas de comida, no podemos gastar grandes cantidades de dinero y tiempo solo en marketing, nosotros nos gastamos ese tiempo y ese dinero en la operación de nuestro negocio y no me malentiendan, no estoy diciendo que dejen de hacer marketing, para nada, pero el trabajo necesitas seguir haciéndolo, pero no pueden ser tu único recurso, un especialista en marketing puede atraer a cientos de clientes a tu negocio gastronómico, pero ¿de qué te sirve esto si no tienen la capacidad de atenderlos? y lo peor, de atenderlos bien …hay una gran frase que dice “si cada cliente que tuviste alguna vez, siguiera siendo tu cliente, tal vez ni siquiera tendría tiempo de preocuparme del marketing”.